Contacto – info@scnr.si

Stane Žužek

Stane Žužek nació en 1937 en Liubliana. Ambos padres eran oriundos de Mala vas cerca de Dobrepolje. El padre vino en 1919 a Liubliana para estudiar en la universidad. El año siguiente se casó y se mudó con su mujer a Liubliana. Obtuvo un empleo en la administración pública, y estaba activo también en el sindicalismo. Era miembro de la organización política Jugoslovanska strokovna zveza, pero se retiró de ella por su orientación hacia el comunismo. En la familia nacieron quince hijos. Dos murieron apenas al nacer. Cuatro hermanos estaban en la orden de los jesuitas; dos la abandonaron más tarde. El padre era el presidente da la acción anticomunista que se dedicaba a la aclaración ideológica y organizaba conferencias en fábricas. Viajaba por toda Eslovenia. Durante la guerra estaba empleado en la bolsa de trabajo, estaba en un cargo ejecutivo y durante la ocupación alemana salvó al menos 5000 personas del trabajo forzoso sin importancia a su orientación ideológica. Gente sentía un gran agradecimiento por eso.

El día 5 de mayo de 1945 la familia tuvo que abandonar a Eslovenia. Al partir de Liubliana no era previsto que se fueran para siempre, sino tan solo por catorce días. El padre y el hijo mayor ya se habían ido antes. Stane tenía siete años y medio cuando abandonaron el hogar. Se fueron de Liubliana con el último transporte y se pararon en Kranj para pernoctar en un refugio. El día siguiente pasaron por Tržič, y de ahí caminando hasta Ljubelj y por el túnel hasta llegar al lado austríaco. Llegaron a Borovlje el 6 de mayo por la tarde. Ahí se encontraron con el padre y el hermano. Eran once en total: los padres y nueve hijos – Andrej, el menor, tenía dos años y medio. De Borovlje se fueron a Celovec y ahí pasaron tres días en una escuela. Decidieron irse al oeste de Austria. Los camiones estadounidenses los llevaron a Italia, a Videm. Ahí estaban alojados en un instituto salesiano durante tres días. Luego los trasladaron a alrededores de Treviso, a Monigo, en un cuartel antiguo en el que estaba el campo de refugiados para civiles. Ahí se quedaron durante tres meses y entonces llegaron a saber lo que ocurrió con los miembros de la Guardia Nacional que fueron devueltos de Vetrinj a Yugoslavia. Dos hermanos estaban entre los miembros de la Guardia Nacional. En la familia eran convencidos de que eran muertos, pero ellos lograron salvarse del vehículo que transportaba a los miembros de la Guardia Nacional de vuelta a Yugoslavia, así que llegaron sanos y salvos a Italia. De Monigo continuaron hasta Forli, donde estaba una escuela de aviación. Ahí se quedaron tres semanas, y luego los enviaron al campo de refugiados a Senigallia, donde Stane empezó su educación primaria. Pasado un año, los refugiados eslovenos fueron trasladados a Servigliano y de ahí a Barletto. También ahí permanecieron durante un año. Tuvieron una escuela, la revista Sejalec de campo de refugiados y organizaban eventos culturales. Los refugiados en Barletta ya empezaron a decidir adónde ir adelante. Estados Unidos de América aceptaban a los jóvenes y a solteros/-as, también había posibilidades para irse a África, Ecuador o Argentina. La familia decidió irse a Argentina – ahí estaban dispuestos a acoger familias enteras. Los niños empezaron a estudiar español ya en el campo de refugiados.

Zarparon hacia Argentina desde Bremerhaven en Alemania el 5 de mayo de 1948. Al llegar, se alojaron en Buenos Aires en un hotel para emigrantes, luego los acogieron los jesuitas, mientras a mamá, hermana y el hermano menor las aceptaron las monjas. Después de seis meses se mudaron a la casa eslovena actual en Buenos Aires en la que había setenta personas. El padre trabajaba en una fábrica y murió en el año 1952. Mamá no trabajaba, pero los hermanos mayores sí se buscaron empleos para encargarse de la familia. Mamá murió en 1980. Stane estudiaba química y tenía un empleo en la Comisión de Energía Atómica en Buenos Aires. Por el trabajo se mudó con la familia a Bariloche en 1986.


Grabado: noviembre de 2013, Bariloche (Argentina)

En la entrevista participaron: Tamara Griesser Pečar, Renato Podbersič y Tino Mamič, cámara: Renato Podbersič

Preparación para la publicación: Mirjam Dujo Jurjevčič