Contacto – info@scnr.si

Matija Kavčič

Matija Kavčič nació en Šentjošt nad Horjulom, en una familia con catorce niños. Matija era el décimo hermano. Dentro de su casa tenían una taberna, tienda y oficina de correos. Cinco de sus hermanos eran miembros de la Guardia Nacional en la Segunda Guerra Mundial. Los gobernantes eslovenos los mataron después de la guerra y Matija sigue desconociendo dónde fueron enterrados sus hermanos.

Al inicio de la ocupación italiana, aparecieron primeros oficiales de campo en esta área y ellos querían imponer la idea de la frente de liberación a la gente. Robaban por las casas y a algunos amenazaron con la muerte. Los lugareños se opusieron a eso y establecieron guardia cívica. Después del primer ataque de los partisanos que para ellos terminó desfavorablemente, empezaron a atacar a la población en alrededores y mataron a 23 lugareños en esa semana, incluso a una niña de dos años que murió quemada en los brazos de su mamá. Después de la capitulación italiana la guardia cívica fue transformada en la unidad de Guardia Nacional. En mayo de 1945 los miembros de esta unidad se fueron de Šentjošt con numerosos civiles y escaparon como refugiados.

Después de la guerra Šentjošt por poco desvaneció. En la aldea no había nacimientos. Los que permanecieron poco a poco iban desarrollándola gracias a su empeño extraordinario. En su testimonio, Matija describe los esfuerzos de los habitantes de Šentjošt a construir instalaciones de suministro de agua, caminos, instalaciones telefónicas, estación de bomberos, centro de cultura y otras instalaciones de infraestructura. Trabajo en comunidad unió a los aldeanos y les ayudó a crear las condiciones para una vida digna. Todo esto fue posible sólo con un empeño increíble de los lugareños empujaban el carro del progreso hacia adelante con horas innumerables del trabajo voluntario, contribución propia y contribución material. A la vez tuvieron que posponer las preocupaciones sobre la renovación de sus casas. Después de decenios de lucha por supervivencia, Šentjošt permaneció y empezó a desarrollarse.

Matija Kavčič tiene recuerdos vivaces y exactos de los mementos clave de la historia de su aldea, el primer conflicto entre los partisanos y guardias cívicos, escapada de los miembros de la Guardia Nacional a Carintia, aldeas vacías de posguerra, numerosas reuniones con los gobernantes locales, municipales y los de la república, construcción de la escuela, fiestas de San Nicolás, fundación de la propia Asociación SZDL y la lucha diaria de los aldeanos de Šentjošt por la supervivencia. Resistieron a las presiones de las autoridades de posguerra durante varios decenios y posibilitaron a las generaciones futuras a decidirse a vivir en los paisajes montañosos en alrededores de Liubliana.


Grabado: septiembre de 2018, Šentjošt nad Horjulom (Eslovenia)

Entrevista realizada por: Marta Keršič, cámara: Peter Keršič

Preparación para la publicación: Marta Keršič y Mirjam Dujo Jurjevčič