Contacto – info@scnr.si

Marija Novak Pivik

La señora Marija Pivik, de nacimiento Novak, nació en 1937 en Jelični Vrh, en la parroquia Gore nad Idrijo. Su padre era costurero y su madre ama de casa. En la familia nacieron siete hijas y cuatro hijos. Según las memorias de Marija, durante veinticinco años Jelični vrh pertenecía a Italia, ya que cruzaban la frontera para irse a Yugoslavia por la harina y víveres. Como costurero, padre tenía cinco aprendices. Era muy emprendedor y ganaba bien. Se encargó de su propia instalación eléctrica. La familia vivía bien en Italia.

Todo cambió cuando se inició la revolución comunista durante la Segunda Guerra Mundial y los comunistas empezaron a atracar las granjas. Los lugareños pidieron a los italianos que les protegieran. Ésos les contestaron que no iban a protegerlos personalmente, pero que sí podían suministrarles las armas. De esa manera los agricultores se organizaron y armaron. A las unidades de defensa se alistó también Ivan – el hermano de Marija quien entonces tenía dieciséis años. Cuidaban de la seguridad de la aldea Zavratec. Sucedió que un día lo cautivaron los partisanos quienes lo llevaron a Gore y lo mortificaron. No regresó. El padre insistía para descubrir dónde lo mataron. La verdad fue descubierta después de muchos tiempos.

En la posguerra, cuando tenía diez años, llegó a ser pastora. Entretanto terminó la escuela. Mamá murió muy pronto, así que se quedaron solos con el padre. Tan como sus hermanos y hermanas, Marija trabajó en la granja para que pudieran sobrevivir. Frecuentemente tenían hambre. En 1955 a Eslovenia llegó su futuro esposo quien nació en América y durante siete años trabajaba en un barco. Cuando se casaron se fueron a América. A pesar de todo, María iba adaptándose al nuevo entorno. Se aburría mucho y sentía mucha morriña. Después de mudarse a Cleveland se sintió mejor. Marija dice que al llegar a Sv. Vid se sentía como si hubiera llegado a Liubliana: dialectos eslovenos, acordeón esloveno, tiendas eslovenas, tabernas, casa… Cantaba en los coros y participaba en el grupo de música popular. Canto era todo para ella. Su grupo publicó el primer disco en 1970. Marija vivía de la música. Totalmente desarrolló sus talentos y generosamente los orientó hacia el desarrollo de la comunidad eslovena. Enseñaba a los niños, jóvenes y adultos a cantar. Cantaban también en Eslovenia. Ella y su esposo eran también los presidentes del centro de cultura esloveno. Por primera vez regresó a Eslovenia en 1960. Transmite el amor hacia canciones eslovenas, lenguaje y la patria eslovena a las jóvenes generaciones.


Grabado: 22 de noviembre de 2016, Cleveland (EE. UU.)

Entrevista realizada por: Renato Podbersič, cámara: Boštjan Kolarič

Preparación para la publicación: Marta Keršič y Mirjam Dujo Jurjevčič