Contacto – info@scnr.si

Majda y Alojz Starman

La señora Majda nació en 1937 en Podgora cerca de Dol pri Ljubljani. Cuando tenía un año y medio, en su casa natal se enfermó el abuelo. Por eso la mudaron temporalmente a la casa de los abuelos en Moravče. Ya que en esa casa no tenían otros nietos o parientes pequeños, se quedó ahí también después de la muerte de abuelo. El tiempo de guerra no era favorable para su familia. Tres hermanos de su madre fueron movilizados: uno en el ejército alemán, mientras que otros dos eran partisanos. El hermano Miha pronto huyó de los partisanos y se alistó a la Guardia Nacional en Domžale.

El día 8 de mayo de 1945 Majda, abuelos y dos tías iniciaron su viaje de refugiados a Carintia. En el carro cargaron sólo lo más necesario y se fueron. El día siguiente, cuando estaban rumbo a Tržič, los alcanzó el padre en la bicicleta. Mamá de Majda se quedó en casa, sola con cuatro hijos y suegra enferma.

El hermano de madre estaba en Vetrinj con los miembros de la Guardia Nacional. Con ellos estaba también cuando los devolvieron a Yugoslavia. Del campo de concentración en Teharje, adonde lo trasladaron, desapareció sin dejar rastro. En aquel entonces también padre de Majda pensó irse, pero el abuelo le dijo: «Te traje a tu hija hasta aquí. Encárgate de ella.» Y así no se fue y se salvó la vida.

Cuando Majda llegó a Vetrinj tenía ocho años. Ahí se matriculó en la escuela. A finales de junio de 1945 mandaron a su familia a otro campo – Lienz-Peggetz, y luego a Spittal.

Alojz Starman nació en Srednje Bitnje en 1933. Era hijo único, ya que los tres hermanos murieron siendo bebés. Durante la guerra, el padre pasaba las noches con los miembros de la Guardia Nacional, y durante el día trabajaba en casa. En mayo de 1945 su familia se fue a Carintia austríaca con los demás refugiados. A Alojz lo acompañaron también padre, madre y tía. En Vetrinj hicieron un alojamiento improvisado debajo del carro y eso era su casa durante seis semanas. Alojz cumplió doce años en Vetrinj y ahí también iba al cuarto de la primaria. Pasadas seis semanas de estancia en Vetrinj, a los refugiados los trasladaron a varios campos de refugiados en Carintia. Su familia decidió irse al campo de refugiados en Spittal.

Majda y Alojz se conocieron en el campo de refugiados en Spittal, se casaron y formaron una familia. Son entre los pocos que siguen viviendo en Spittal, justo ahí donde una vez estuvo el campo de refugiados eslovenos. Regularmente visitan su casa en Eslovenia y frecuentemente con valentía y sinceridad cuentan sobre las pruebas que sobrevivieron. Su historia de la vida es una confirmación del poder de superación de la maldad y odio.


Grabado: 11 de marzo de 2011, Študijski center za narodno spravo (Centro de Estudios para la Reconciliación Nacional), Liubliana (Eslovenia)

Entrevista realizada por: Marta Keršič, cámara: Mirjam Dujo Jurjevčič

Preparación para la publicación: Marta Keršič y Mirjam Dujo Jurjevčič