Contacto – info@scnr.si

Justina Lukančič Fajfar

La señora Justina Lukančič nació en septiembre de 1927 en Slavina cerca de Postojna. En aquel entonces esta parte de Eslovenia estaba bajo Italia. Su padre Jože era peletero y era empleado. Cuando perdió el trabajo, se mudó con su familia a Trieste donde trabajaba en ferrocarril. En Trieste tenía que cambiar de apellido, pero se opuso a eso y lo encerraron. Cuando lo dejaron, huyó a Yugoslavia. Cuando los italianos ocuparon Vrhnika en 1941, el padre se topó con un soldado italiano al que conocía de antes y se saludaron desprevenidamente. Para él eso fue fatal.

En la noche de 3 de septiembre de 1942 en su casa vinieron unos partisanos. Justina entonces tenía 14 años. Al padre le dijo que se escondiera y él le respondió que no iba a hacerlo, que no había hecho nada malo a nadie. Prendieron al padre, atracaron a casa y demandaban dinero. El padre tenía presentimiento que algo malo le iba a pasar, pedía por el permiso de despedirse de la esposa e hijos. Fue la última vez cuando estaban juntos. Abrumada por el rencor y desesperación atacó al partisano quien era el jefe del grupo y le echó en la cara: «¡Sois unos sinvergüenzas porque cada noche matáis gente inocente!» Ése le puso la pistola en la cabeza y le dijo: «O te callas o disparo.»

Los familiares concluyeron que por robos y amenazas constantes por parte de los partisanos no había otra solución que mudarse de ahí. Cuatro meses no sabían nada del padre.
Un día Justina estuvo de visita a los vecinos. Llegó un oficial de la guardia cívica y dijo que quiere ordenar un ataúd porque encontraron a alguien. Mostró a Justina el gorro que encontraron, al igual que el pañuelo y cigarrillos. Justina reconoció que eran del padre. Después de la guerra dijeron a familia que había sido matado inocente e incluso ofrecieron una pensión por él, pero bajo la condición que firmase una declaración que lo mataron los italianos. Mamá rechazó y no le dieron la pensión.

En mayo de 1945 Justina se fue de casa a Austria, de ahí a Italia donde estuvo en varios campos de refugiados, y luego a Argentina. En casa se quedaron mamá, hermana mayor y hermanas gemelas menores. El hermano era miembro de la Guardia Nacional, teniendo apenas dieciséis años. La última vez vio a Justina en Tržič, porque era en un grupo de los miembros de Guardia Nacional de Vrhnika y asimismo rumbo a Carintia.


Grabado: noviembre de 2013, Buenos Aires (Argentina)

Entrevista realizada y grabada por: Renato Podbersič

Preparación para la publicación: Mirjam Dujo Jurjevčič y Marta Keršič