Contacto – info@scnr.si

Janez Marolt

Štefan, el padre de Janez Marolt nació en 1899 y mamá Micka, oriunda de Horjul, nació en 1911. Tuvieron seis hijos: a Andrej, Janez, Štefan, Micka, Rezka y Lojzka. Lojzka nació en junio de 1945 cuando el padre ya no estaba en casa porque se refugió. En diciembre del mismo año murió su hija Rezka, pero el padre no llegó a saber sobre su muerte durante mucho tiempo. En la casa vivían también el tío y la tía. Se ganaban la vida con la agricultura y lo que lograron cultivar en su propia tierra. Estaban acostumbrados a las circunstancias modestas.

La aldea Korena pertenecía a la municipalidad de Horjul y desde el inicio de la Segunda Guerra Mundial era parte de la Provincia de Liubliana, ocupada por el ocupante italiano. El padre Štefan Marolt era el primero al que los italianos encerraron en la municipalidad de Horjul. Al intervenir la madre a través del obispo Rožman, lo dejaron ir después de diez semanas. Nunca llegó a saber por qué lo encerraron.

El padre sabía ya en diciembre 1941 que hay que evitar cualquier contacto con los partisanos, porque llevaban a la gente y bajo presión demandaban la colaboración con ellos. Varias veces visitaron también su casa. Al formarse la guardia cívica, Štefan llegó a ser su miembro (primero en Vrhnika, luego en Horjul y al final en Korena). Durante el día estaba en casa, mientras que por la tarde estaba en el puesto. Partisanos tenían sus campos de concentración en la cercanía de los guardias con los cuales ocasionalmente entraban en conflictos armados. En el verano del 1942 los partisanos del pelotón de Dolomitas mataron a Lavriša de Horjul – hermano de la madre, porque no quiso colaborar con ellos. Probablemente lo mataron en Rupe pri Žažarju. Al capitular Italia el padre se afilió a la Guardia Nacional y permaneció ahí hasta el final de la guerra.

Fotografía: el padre Štefan Marolt

En mayo de 1945 el padre se fue como refugiado Carintia con los miembros de la Guardia Nacional y civiles, pero como civil, ya que por su edad ya no era recluta. La enfermedad le impidió que regresara a casa con tres compañeros, lo que le salvó la vida, porque a los demás los sorprendieron oficiales de campo y los mataron.

Fotografía: la familia Marolt en marzo de 1946: Mici, Štefan, Lojzka, mamá Micka, Janez y Andrej.

Hasta el diciembre de 1949 el padre estaba en campo de refugiados y después se fue a América de Norte. Se buscó la vida en Cleveland. En 1959 lo acompañaron también los hijos Štefan, Micka y Lojzka, y en 1962 también mamá y el hijo Andrej. Así fue como Janez se quedó solo en casa. En los trabajos en la granja le ayudaban tío y tía. El gobierno comunista de posguerra les confiscó la mitad de los bosques. La pobreza los afectó gravemente también por la entrega obligatoria. La familia volvió a reunirse de nuevo en 1968, cuando Janez los visitó en América.

Fotografía: Janez al visitar la familia en América.

Por otro lado, el padre volvió a visitar la patria por primera vez en 1973. Desde América varias veces mandaba algo para la casa, porque ganaba más de lo que necesitaba para su vida. Siempre era quiso saber cómo andaban las cosas en casa. También varias veces contaba en las reuniones como habían sido las cosas durante la guerra y en el campo de refugiados, porque tenía buena memoria.

El hijo Janez se quedó en la granja, se casó, formó una familia y sigue viviendo en Korena nad Horjulom.


Grabado: octubre de 2017, Korena nad Horjulom (Eslovenia)

Entrevista realizada por: Marta Keršič, cámara: Mirjam Dujo Jurjevčič

Preparación para la publicación: Marta Keršič y Mirjam Dujo Jurjevčič